¿Cómo funciona?

iPulse trabaja a través de destellos de luz, que se deshacen del vello no deseado dejando así una piel bonita y lista para lucir. Esta tecnología dirige un pulso intenso, extremadamente corto, de luz filtrada hacia la piel. La luz es absorbida por los pigmentos de color (melanina) alrededor del vello y neutraliza el folículo piloso, impidiendo el crecimiento de vello. El vello deberá tener un color más oscuro que la piel para que el folículo piloso absorba correctamente la luz.

Su especial atractivo es el control, es decir, la manera tan precisa con la que puedes controlar la cantidad de energía que penetra en tu piel. Ningún competidor tiene un dispositivo con el mismo nivel de control. Su innovadora tecnología de pulsación cuadrada controla de forma precisa la cantidad de energía que penetra en la piel sin que ésta llegue a ser demasiado alta para el usuario. La energía y la duración de la pulsación se equilibran y varían para adecuarse a cada tono de piel, logrando una mayor eficacia y con total seguridad.

Visita el canal de iPulse en Youtube para ver más vídeos.

Resultados

iPulse garantiza la eliminación del vello no deseado si se utiliza correctamente según las instrucciones.

La eliminación de vello será completa una vez finalizado el tratamiento (6-12 semanas), dependiendo de la zona tratada y del tipo de piel. Se empieza a notar una clara diferencia a las 3-6 semanas. Entre los primeros 7 y 14 días después del primer tratamiento puede comenzar a observar que la densidad de vello se ha reducido.



¿Por qué un tratamiento semanal?

El vello sólo puede ser tratado con éxito durante la fase anágena (fase de crecimiento). Por este motivo, se necesita que los tratamientos sean semanales, para poder atacar el vello en la fase anágena y lograr su eliminación. El ciclo de crecimiento del cabello varía en las diferentes zonas del cuerpo y está condicionado por la genética, la edad y las hormonas. Además, hay que tener en cuenta que hay nuevos folículos pilosos que pueden aparecer con el tiempo, debido a cambios hormonales, y habrá que tratarlos entonces.

¿Cómo utilizarlo?

Para usarlo, sólo hay que seguir 5 sencillos pasos: comprobar, rasurar, gel, tratamiento y repetición

  • Comprueba que tu piel está limpia.
  • Rasura el área a depilar.
  • Tapa lunares o heridas con delineador de ojos blanco.
  • Aplica el gel activador.
  • Trata el área con iPulse.
  • Repite el proceso.
  • El mando de iPulse se utiliza sobre la piel rasurada, después de aplicar el gel activador especial. Una vez posicionado, se debe presionar el disparador para liberar un flash de luz, que mata el folículo piloso.

    iPulse tiene 4 sensores de seguridad que deben estar colocados sobre la piel para funcionar. Si no se apunta correctamente, el disparador queda inactivo, evitando el riesgo de disparos de luz no deseados.

    Igualmente, se recomienda leer el manual completo antes de su utilización.

    Luz Pulsada Intensa

    IPL (Intensed Pulsed Light - Luz Pulsada Intensa, en su traducción al castellano) es la última tecnología para la eliminación del vello, el sistema más avanzado de terapias de belleza basadas en la luz, que comenzaron hace una década con los tratamientos láser para la eliminación del vello. Inicialmente, esta tecnología sólo estaba disponible a través de salones profesionales.

    La tecnología IPL funciona dirigiendo una pulsación de luz intensa muy corta en la piel. La luz es absorbida por los pigmentos en y alrededor del vello y neutralizando el folículo piloso, ayudando a prevenir el nuevo crecimiento. El flash o pulsación proporciona energía que se convierte en calor. Este calor controlado altera la estructura de las células responsables del contínuo crecimiento del vello y paraliza el ciclo de crecimiento del vello en su fase anágena (fase de crecimiento).

    CyDen ha desarrollado un sistema de tecnología IPL en un formato seguro, pequeño y cómodo, que puede usarse en casa para eliminar el vello, siendo el primero de este tipo que es seguro, pequeño y económico. La tecnología IPL de iPulse es suficientemente segura para usarse en casa. Una pulsación de luz corta, intensa y filtrada se dirige a la piel. La energía del calor deshabilita el pelo desde la raiz, previniendo el crecimiento.

    ¿Es un sistema permanente?

    La tecnología iPulse es la forma más avanzada de reducción permanente de vello de manera segura, rápida e indolora. La tecnología iPulse reduce permanentemente el vello mediante la creación de calor en el folículo piloso para desactivar las células que causan el crecimiento del vello, protegiendo la piel al mismo tiempo, manteniéndola a una temperatura agradable. Los resultados obtenidos dependerán del grosor y la melanina del vello tratado. Es importante recordar que la luz pulsada intensa neutraliza los folículos pilosos existentes. No obstante, nuevos folículos pilosos pueden aparecer con el tiempo debido a cambios hormonales y habrá que tratarlos. Algunas zonas del cuerpo pueden responder más o menos rápido al tratamiento. Por ejemplo, el vello de la cara puede necesitar más sesiones.

    Desarrollado por los principales expertos del mundo en terapia de luz, iPulse ya ha sido utilizado con éxito por miles de personas desde su lanzamiento en el Reino Unido a principios de 2009 y a finales de 2009 en España.

    IPL vs Láser

    El concepto de fotodepilación engloba tanto la depilación láser como la depilación mediante luz pulsada. Ambos tipos de depilación se realizan por medio de técnicas de luz, aunque las características en ambos casos son muy diferentes.

    El láser funciona de manera más directa sobre la piel, lo que ocasiona un ligero daño en la misma, y se dirige de forma directa al folículo piloso, mientras que la Luz Pulsada se emite en forma esparcida, como el flash de una cámara fotográfica, logrando destruir selectivamente el folículo piloso sin dañar el tejido que rodea al vello.

    Dada la característica longitud de onda de la Luz Pulsada, con la IPL es posible escoger parámetros específicos que puedan atacar al vello más fino y más claro, y sin dañar la piel. Cuando se trata del Láser no existe otra alternativa que incrementar la potencia para reducir este tipo de vello con lo que se obtienen resultados, pero que supone mucho más dolor para el usuario además de un alto riesgo de quemaduras. Además, el láser tiene grandes limitaciones cuando se llega a las fases finales del tratamiento ya que el vello restante se vuelve muy fino y de un color ligeramente más claro. Es aquí donde su efectividad se reduce en un porcentaje muy considerable en comparación con la Luz Pulsada Intensa.